Alabado el todavía que me sirve una canción. Alabado cada día alabado cada día de labor e ilustración.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Precarizados en la educación

tomado de pagina 12

SOCIEDAD › UN DOCUMENTAL SOBRE LA SITUACION DE LOS DOCENTES PORTEÑOS CONTRATADOS


Son alrededor de tres mil y en su mayoría trabajan en programas para sectores sociales excluidos: chicos en situación de calle, villas, adolescentes embarazadas. Docentes y alumnos viven cada fin de año la incertidumbre sobre su continuidad.


Por Karina Micheletto


.



Docentes que dan apoyo escolar en los contextos más excluidos de la ciudad. Maestros y maestras que brindan contención a chicas y chicos en situación de calle, aquellos para los cuales llegar a la puerta de la escuela en un horario fijo, con la mochila y el guardapolvo en condiciones, es un imposible. Alfabetizadores de adultos que a la vuelta de los años apuestan a una posibilidad de inclusión. Maestros de madres adolescentes, de chicos de la villa, de hombres y mujeres con poco margen para ejercer sus derechos más básicos, que acceden de esta manera a uno de ellos, el de la educación. La gran mayoría de ellos trabaja en forma precaria en el Ministerio de Educación de la Ciudad, con la misma preocupación cada 31 de diciembre: que siga en pie al año siguiente su puesto laboral, y aun el programa del que forman parte. Lo cuentan en la película Contratados, que hoy a las 19 se presentará en el auditorio de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), en Bartolomé Mitre 1984, con entrada libre y gratuita.

“Es como estar parado en la cornisa, sin saber si el próximo paso que vas a dar va a ser al vacío o a tierra firme”, define uno de ellos, en el documental, la situación que viven todos los años. No se trata sólo de la estabilidad laboral de unos tres mil trabajadores de la educación que se encuentran en ese estado de precariedad laboral en la ciudad de Buenos Aires –algunos, desde hace unos veinte años–. Se trata, explican, de la posibilidad misma de dar continuidad a estos programas y, por lo tanto, de que sean efectivos. Como cuenta una docente de la villa 1-11-14 de Bajo Flores: “¿Cómo explicarles a los alumnos, que de por sí viven incertidumbres varias en los contextos sociales de los que provienen, que es importante que el año que viene vuelvan al programa, si cada fin de año escuchan que no saben si van a volver a ver a su maestro?”

La película surge de la Comisión Interna de Trabajadores/as Contratados, el ámbito gremial que nuclea al sector, organizado dentro de la UTE. “Para nosotros es una manera más de dar visibilidad al conflicto. Queremos mostrar el trabajo que hacemos y la forma en que lo hacemos”, dice Esteban Sueyro, uno de los autores del documental, militante de UTE, orientador pedagógico del programa de alfabetización de la villa 21-24 de Barracas desde hace ocho años y uno de los Contratados de la educación desde entonces. El documental muestra el trabajo que realizan diariamente maestros y maestras en la Villa 20 de Lugano, con madres adolescentes que quedan fuera del sistema escolar, en la Red de Apoyo a la Escolaridad de la Villa 1-11-14, en talleres de oficios, en los espacios educativos para chicos y chicas en situación de calle, en el programa de educación media a distancia Adultos 2000 o en la Dirección de Investigaciones, que produce datos sobre el sistema educativo. Datos que, como explica una de las trabajadoras en el documental, “para que sean útiles necesitan ser comparables, y sostenidos en el tiempo”.

“Pero hay muchos más, que tuvimos que dejar afuera en el recorte”, se lamenta Sueyro. El documental refiere a una serie de programas que desde 1983 fueron surgiendo como “opciones transitorias”, espacios de contención para cubrir aquellas áreas a las que la escuela formal no puede dar respuesta, hasta tanto el sistema estuviese en condiciones de cubrir estas demandas. Mientras este momento no llega –y se hace cada vez más difícil de visualizar–, estas opciones terminaron siendo no sólo permanentes, también cada vez más necesarias. Pero la mayor parte del personal continúa contratado “en forma transitoria”, de marzo a diciembre, como si el suyo fuese, efectivamente, un trabajo circunstancial.

Los directores de Contratados, Marcos Schmeling y Agustín Demichelis, cuentan que a lo largo de los meses de filmación hubo un factor generador de continuo asombro: “El compromiso que ponen los maestros en situaciones que muchas veces están marcadas por un trabajo solitario, poco reconocido por la sociedad, por fuera del sistema formal, con pocos recursos y en contextos muy difíciles”, dicen. Schmeling también es uno de los maestros contratados, se desempeña en el programa Puentes Escolares, trabajando con chicos en situación de calle en La Boca y Chacarita. “Mientras hacíamos el documental, me pude reconocer en la labor diaria de mis compañeros... Eso fue fuerte. Me sentí parte de un trabajo realmente importante en toda la ciudad”, comenta, y sonríe al ponerlo en contexto: “Somos parte de aquellos a los que Macri llamó ñoquis”, recuerda. Ante afrentas como ésta, los maestros contratados responden poniendo en práctica aquello que decía Roberto Arlt: “El futuro es nuestro, por prepotencia de trabajo”

No hay comentarios: