Alabado el todavía que me sirve una canción. Alabado cada día alabado cada día de labor e ilustración.

jueves, 12 de febrero de 2009

Aguer compadre


Polémica con el arzobispo de La Plata
"Amenazar con que no comienzan las clases si no arreglan sobre el sueldo, me parece que se entiende como actitud de trabajadores de la educación pero no de verdaderos maestros", fue una de las opiniones del Arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, que encendió la polémica con sindicatos docentes como Suteba y UDA, que integran el Frente Gremial. Si bien el prelado reconoció que los reclamos "son justos" sugirió que "se planteen de otra manera que haciendo huelga".
Aguer se refirió así al anunciado plan de lucha que instrumentarían los docentes para conseguir mejoras salariales y que postergaría el inicio del ciclo lectivo: "hay que devolverle la dignidad que le corresponde al papel del maestro en la sociedad argentina", pero cuestionó la actitud de algunos gremios docentes que suelen amenazar con no iniciar el ciclo lectivo para conseguir mejoras salariales.El arzobispo dijo que el papel del maestro es clave: "tiene para nosotros una resonancia sagrada". También señaló que para abordar los problemas que se plantean en la educación argentina habría que centrar la atención en la relación del maestro y el alumno.Aguer remarcó que se requieren "maestros que sean padres y madres de sus alumnos, y por tanto padres y madres de futuras generaciones de argentinos".En declaraciones periodísticas Aguer aclaró que "no es que no deban pedir mejoras salariales" los docentes porque consideró que "hay que devolverle la dignidad que le corresponde al papel del maestro en la sociedad argentina", pero mostró su desacuerdo con que se amenace con medidas de fuerza.
El secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel, expresó: "cualquier crítica que venga de Aguer termina legitimando el accionar que llevamos. Ocurre que el arzobispo quedó dolido porque tuvo poca capacidad de incidencia en la sanción de la Ley de Educación de la Provincia, donde no pudo incorporar el concepto de enseñanza religiosa porque hubo una fuerza que se lo impidió, como la de los trabajadores de la educación, acompañada por otros estamentos de la sociedad".Y concluyó: "Aguer con sus dichos muestra la falta de consideración hacia los trabajador, en general, subestima al trabajadores que es fundamental en la vida de un país".

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cierto, el Opus Dei no pude ni asomarse a la ventana para pontificar sobre educación, pero los "educadores" "populares" y "progres tampoco pueden decir nada, salvo que levantaron una carpa blanca por 30 pesos y no por la estructura educativa argentina. Te recomiendo entres a este blog (el tipo está limado pero dice algunas verdades politicamente incorrectas en este país de empleados públicos crónicos): www.elturrodeldia.blogspot.com ,día martes 5 de mayo...