Alabado el todavía que me sirve una canción. Alabado cada día alabado cada día de labor e ilustración.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Alfabetización en Ingeniero Budge – Lomas de Zamora

documento 2006
Hay que dar vuelta todo como la taba.
El que no cambia todo no cambia nada...
Tejada Gómez – Cesar Isella
Con el nuevo año, comenzaremos una
propuesta diferente para nuestra asociación,
pues hasta ahora nuestra tarea era la
atención y promoción de la niñez y
adolescencia, pero nos insertamos en el
Programa de Alfabetización "Encuentro" del
Ministerio de Nacional de Cultura y
Educación. Desde esta instancia convocamos
a los estudiantes del Instituto Superior
de Formación Docente N° 103 y empezamos
las actividades.
Para ello invitamos a una reunión, a
Alejandra, una alfabetizadora del Barrio 10
de Abril que hizo su experiencia en el plan
durante cinco meses, sus ojos se iluminaban
al relatar la experiencia y tuvo un alto
impacto en los presentes.
Nos movilizó el diálogo con los futuros
alfabetizadores, pues si bien a muchos ya los
conocíamos, no sabíamos de esa motivación
por la alfabetización, por ejemplo había una
joven que empezó en la Universidad de las
Madres el curso para ser alfabetizadora, pero
debido a inconvenientes del trabajo no pudo
continuar; otro compañero comentó su
intención en estas vacaciones de ir a su
provincia, Entre Ríos, y realizar la
experiencia allí, pues ya tiene detectada
población analfabeta y esta sería una
oportunidad para iniciarse en la tarea. Nos
decía que es una zona rural en donde no hay
escuelas, ni almacén, el vecino más cercano
tiene que trasladarse una distancia de varios
kilómetros.
Siguiendo en esta línea, una compañera nos
dijo que es paraguaya y que cerca de su
casa hay una comunidad bilingüe que no
saben escribir en castellano y sería muy
importante para ellos aprender para
acompañar a sus hijos en la escolaridad.
Otros tienen muchas ganas pero no conocen
analfabetos en su comunidad cercana,
acordamos con ellos integrarse en donde se
necesite alfabetizadores.
Cuando nos íbamos una chica nos dijo que
quiere realizar tareas de apoyo escolar pues
trabaja en una escuela y se da cuenta de la
imposibilidad de sostener los estudios
escolares de muchos chicos. Nos solicitaba
ideas para crear un centro.
Un denominador común es que cada uno va
a trabajar en su barrio o zona cercana, pues
conocen el territorio y la necesidad de su
comunidad. Trabajamos la idea de no caer
como un paracaidista en terreno desconocido
Alfabeta en Red Nº 4
sino acompañar al otro en este proceso, en
una actitud de paridad y diálogo.
En cuanto a la difusión, nos repartimos
carteles para distribuir en los comercios,
hicimos cadenas telefónicas.
Las personas que quieren aprender a leer y
escribir cuando se acercan al centro
manifiestan otras inquietudes como aprender
un oficio, manualidades. Esto nos
entusiasmó pues demuestran autoestima e
intenciones de superarse. Puede escucharse
estas palabras como cargadas de prejuicio,
pero "nobleza obliga" muchas veces nos
encontramos con personas con un deterioro
tan grande que lo único que hacen es
esperar a que otros intervengan para resolver
sus problemas, y esto nos lleva a cuestionar
si estamos haciendo aquello que criticamos
asistencialismo puro.
La población analfabeta, con la cuál vamos a
trabajar, se da dentro de una base etárea
entre treinta a cincuenta y cuatro años, una
sola persona de setenta y dos años. En su
mayoría mujeres, algunas se anotan y dicen
que esperan traer también a su compañero.
Algo llamativo, en la vecindad se ha
observado que algunos compran el diario, u
otros materiales escritos pero no saber leer o
lo hacen con mucha dificultad; estas
situaciones han generado un diálogo
comprometido con los alfabetizadores de los
potenciales alfabetizandos, que se
desencadena en la posibilidad de una mejor
forma de vida, personal y familiar, de lograr
otro tipo de inserción laboral.
Mientras escribimos estas líneas nos
sorprendemos de cómo la gente se está poco
a poco movilizando, y no por una promesa
partidaria, sino por un compromiso hacia uno
mismo, en el diálogo con el otro.
Aquí llegamos al otro gran nudo, la cuestión
metodológica, si bien hay un cuadernillo a
seguir con los encuentros pautados, la
propuesta es realizar una formación en la
educación popular.
Educación popular como opción ético política
que significa que las decisiones que se
llevarán a cabo en acciones concretas, según
principios y valores populares. No se trata de
educación popular versus educación formal.
sino de integrar para construir una nueva
educación desde la inclusión.
Por lo realizado podemos decir que estamos
visualizando la punta de iceberg, su
profundidad la descubriremos en las
diferentes instancias de la acción.
Equipo de Brazos Abiertos: Eva Llull,
Lorena Basualdo, Andrea Duarte, Abel Luque
y Mónica Leis.
¿Qué entender por
alfabetización?
“La alfabetización no es sólo ni
fundamentalmente un problema
de déficit de escuelas, de
mejores métodos pedagógicos,
de mejores profesores o
alfabetizadores.
Es un problema estructural.
No se alfabetiza por alfabetizar.
La alfabetización tiene sentido
cuando es integrada
plenamente en la vida de
las personas, cuando ésta les
abre posibilidades de
expansión y enriquecimiento
personal y social.
En una sociedad donde la
explotación y la dominación
constituyen rasgos
fundamentales,
la alfabetización no garantiza
tales posibilidades de
desarrollo personal y social,
pues beneficiará, en última
instancia, a los sectores
dominantes, quienes podrán
explotar más y mejor una fuerza
de trabajo más calificada y
calificable. Además tendrán
posibilidades de enfrentar a los
propios sectores populares en
la competencia en el mercado
de trabajo, pues vivimos en una
sociedad donde la oferta es
sensiblemente menor que la
demanda de trabajo, pudiendo
así presionar sobre los salarios,
trayendo como consecuencia
un aumento de la tasa de
explotación.”
Alfonso Lizarzaburu,
asesor pedagógico
del Foro Paulo Freire, Perú.
Rev. Educación 1974..

No hay comentarios: